Prácticas de Espiritualidad para Potenciar la Autoexpresión

Prácticas de Espiritualidad para Potenciar la Autoexpresión

Como bien estuvisteis comprendiendo en el artículo anterior, hay una gran importancia en que fusiones tu ser original, tu espíritu, tu yo superior a tu cuerpo. Es ahí donde despertarás a la verdadera vida en la tierra, ya que esta conexión te irá mostrando la verdad verdadera, pero esto no se está dando por motivos concretos. Hoy la sociedad humana ya está inmersa en una gran separación, desconocimiento y lejanía sobre la verdad. Hemos sido educados en una gran mentira manipulada que ha sustituido el conocimiento original por conceptos totalmente carentes de consciencia y orden. En primera instancia se nos ha escondido y ocultado el conocimiento y la comprensión de la vida en la tierra, luego se ha manipulado todo de manera que puedas ser automatizado y controlado inconscientemente por una mentira que te hace miedoso y temeroso, sumiéndote en un profundo desconcierto y con una  falta de sentido ante la vida enorme. 

No estamos aquí para generar una conspiración, sino para que puedas desatar ese nudo que a la vez que te ha sido transmitido, está siendo ejecutado y sostenido por ti. 

Comprendamos algo principal. Si tienes miedo al proceso de la vida, desconfías de ti, tienes que agradar a los demás, precisas del reconocimiento y la valorización externa, y tratas de seguir conectado con ese modelo de pensamiento, la separación entre tu cuerpo y tu espíritu cada vez será mayor. 

Esto con el paso del tiempo se va intensificando en tu vida y lo que empieza a ocurrir es que entras en el miedo de ser libre sin perder el impulso de ello, por lo que empezarás a entrar en un mundo propio en el que mentir y esconder las cosas pasará a ser la manera de conectar, obviamente con caos, con la supuesta libertad. A este proceso psíquico se le conoce como perversión, ya que esta estructura lo que desarrolla entre otras cosas, es reconocer el mandato y la necesidad que tienes hacia los demás, pero como también conecta con la capacidad y el poder de elegir libremente, se genera una incongruencia en la que terminas haciendo o lo que los demás dicen que es lo correcto o por el contrario, si decides hacer lo que sientes, debes de mentir y esconderte, generando una culpa interna por el miedo a ser descubierto y juzgado. Aquí te presento una de las grandes lacras que arrastra la humanidad.

Por eso hoy vamos a adentrarnos en una práctica cotidiana a través de la cual empezarán a estar más conectadas nuestra espiritualidad y tu materialidad. 

Vamos a salir del temor de expresar lo que realmente pensamos y sentimos. La sinceridad y la transparencia tienen que ser nuestro estandarte. Decir que no a lo que ya no queremos será nuestra herramienta de trabajo y empezar hacer lo que sí queremos, nuestra liberación. 

Haz una autoevaluación cotidiana durante al menos 21 días al fin del día:

¿He sido capaz de decir y expresar claramente a los demás mi verdad sin temor?

¿Ante quién soy incapaz de ser sincero? ¿Por qué?

¿Cuántas cosas he escondido hoy para que no se entere nadie?

¿Qué he hecho hoy en contra de mi voluntad?

¿Cuántas cosas he hecho que me hacen sentir quien soy en verdad?

Cada una de estas respuestas tiene que ir siendo evaluadas y perfeccionadas cada día para que no se repitan más las situaciones que no te permiten vivir en armonía.

Por otra parte haremos un ejercicio de transparencia más inmerso en nuestro pasado. Vamos a escribir todas y cada una de las cosas que hemos escondido a lo largo de nuestra vida, y una vez detectadas, según tu nivel de fortaleza, o las quemas, o antes de ello se las lees a alguien que sea importante para ti, si además es a quien le escondes las cosas aún mejor. Estás en el camino de la liberación. Limpiarte y no volver a ensuciarte, de eso se trata.

Por último decirte que solo hay una forma de evolucionar y es caminando hacia ti mismo, hasta ahora andabas dando vueltas siempre dentro de las mismas historias. A partir de hoy, sé fuerte en tu camino de integración y liberación.

Deja un comentario

Scroll al inicio
Ir arriba