Salir de la Trampa de la Ansiedad: Consejos para Recobrar el Equilibrio

Siguiendo con la comprensión del artículo anterior. Vivir una vida que no esté elegida por ti, es aquello que te está sumiendo en la ansiedad. Incertidumbre, miedo a lo que ocurrirá, querer hacer más y no poder, tener demasiadas cosas que hacer y no alcanzarlas todas, no tener tiempo para nada, etc.. Son parte del estilo de vida de la ansiedad. La ansiedad a día de hoy es algo mucho más que un síntoma, se ha convertido en un estilo de vida totalmente normalizado, y eso es una pandemia social de un verdadero problema. Tienes que saber que la paz y el equilibrio es realmente lo natural. Si la ansiedad desapareciera de nuestras vidas, los datos dicen que ganaríamos años de vida sustancialmente. Les dejo el link de este artículo, uno entre miles, que estudian los problemas que acarrean cuando tu estilo de vida es la ansiedad. 

¿Realmente estás tan mal como crees que estás? ¿Es cierto que el futuro viene tan fatídico como te estás creyendo?  

El verdadero conflicto que a día de hoy está infectando a la humanidad de esta pandemia silenciosa, es el desconocimiento de lo que somos como seres espirituales en esta experiencia material en la tierra. De ahí que la incertidumbre y el temor al mañana sean tan intensos, cuestión que activa cada vez a niveles superiores la ansiedad. Además al día de hoy, con la facilidad de movimiento y accesibilidad a la información, que por lo general es catastrófica y desinforma más que informa, se hace más intenso este síntoma. Parece ser que cuanto más mala sea la noticia y peor situación muestre, es mejor noticia. Comer esta comida, valga la redundancia, es venenoso.

Ponle remedio.

Te voy a contar la historia al respecto de mi papá. Él a día de hoy tiene 72 años. Prácticamente, todas las mañana desde que se jubiló, sale a caminar alrededor de unos 8 kilómetros. Como hombre cultural y de costumbre social, de buena mañana prende su radio antes de salir a caminar y pone las noticias matutinas para estar acompañado en esta actividad “supuestamente saludable” e informarse de qué tal está el país y sus circunstancias. Una vez terminado el paseo, un cafetito y….

Hasta hace recientemente un par de semanas que me contó, yo desconocía lo que a él le ocurría. Lo que sí que sé cuál ha sido el efecto que se ha producido en mí, desde que ya por más de una década no escucho radio ni veo televisión, a no ser que sea para escuchar música o ver una película o algún documental de interés evolutivo. Por lo general, voy escuchando audiolibros de consciencia evolutiva o las clases del curso en Espiritualidad Aplicada a la Vida Cotidiana, las cuales alimentan de ilusión y armonía mi vida. Y no porque quiera huir de nada, sino porque ya tengo más que comprobado que aplicar las enseñanzas iniciáticas ha llenado mi vida de una realidad equilibrada en todas sus áreas posibles. 

Mi papá hace no más de 6 meses que inició el camino espiritual y de conocimiento trascendental sobre la comprensión de quiénes somos verdaderamente, qué estamos haciendo aquí en la tierra, y qué es esto del mundo material. Como a todo alumno, y ahora a ustedes, les mostramos la importancia que tiene la información de la cual nos estamos alimentando a diario. Al igual que jamás tomaríamos una manzana podrida o un producto en mal estado, ya que esto produciría una mala digestión y una posible infección en nuestro cuerpo, tampoco deberíamos de comernos noticias e información podrida, ya que está también produce infecciones en nuestro cuerpo y nuestra vida, y el primer síntoma de esta indigestión informativa es la ansiedad.

Nunca advertimos que hay millones de noticias y sucesos maravillosos en el día, y jamás encontramos uno de estos en los informativos, periódicos, revistas, etc.. Como si esas noticias no fuesen de interés, que obviamente para los que producen la información, por algún motivo no lo son. 

Lo que les recomiendo a todos es que cada día tomen un delicioso jugo de conocimiento evolutivo, para tener una buena alimentación espiritual y una vida más estable y equilibrada. Mi papá empezó a salir a caminar, dejando de conectar la radio y las noticias y conectando con todos los libros que en la Escuela recomendamos. Descargó su aplicación donde le van leyendo los libros mientras camina y empezó a alimentarse de otro contenido mañana tras mañana.

El otro día, teniendo una conversación con él, previo a una clase, me contó el gran cambio que estaba teniendo tan solo porque por las mañanas empezó a hacer esta actividad alimentaria espiritual. Decía que el nivel de ansiedad que sentía cada vez que llegaba a casa de su rutina deportiva era de gran pesadez, ya que lo que escuchaba le producía temor, incertidumbre, indignación, etc… Y cada día que pasaba escuchando las noticias,  más se alimentaba de insalud. Fue tal el impacto positivo que le produjo empezar a escuchar libros y las clases semanales grabadas, que dejó también de ver la televisión y amplió su horario de estudio diario, cosa que jamás antes había advertido que su mal estado de ansiedad, venía generado por el miedo, incertidumbre y desesperación que le producía comerse esa información a diario.

Por ahí empieza la ansiedad y por ahí termina. El día que ustedes se entiendan a sí mismos un poco más cada día, la incertidumbre, el miedo y el pesar irán desapareciendo de modo que el equilibro empiece a entrar en sus vidas. En artículos anteriores les di referencia de donde ir a encontrar buen alimento espiritual, que le garantizo que no es menos valioso que el físico. La salud empieza en el espíritu y se va manifestando en el cuerpo. Empleamos gran tiempo del día a nuestro alimento físico, pero llevamos una eternidad sin alimentar nuestra parte espiritual. Edúcate, entiéndete y revierte todo desequilibrio emocional. Sal de tu ansiedad si es que verdaderamente quieres otro estilo de vida que no sea ese. 

Deja un comentario

Scroll al inicio
Ir arriba